Manu Chao @ Foro Sol, 04/10/08

5 10 2008
Manu Chao

Manu Chao

Una verdadera delicia resultó el concierto de Manu Chao en el Foro Sol, el pasado 4 de octubre. Cuando uno lo ve aparecer en el escenario, descubre muchas cosas más que su música. Su pasión por llegar a la gente y, sobre todo, el placer que le provoca la música. Ahí están los saltos, los sonidos guturales, los lugares comunes, su punk-reggae, su discurso anti-Bush y su “qué horas son, mi corazón”. Cierto es que su discografía recoge retazos de su paso por distintos países, y que se le acuse de abusar del sampleo en sus canciones; pero sin duda, es el rey en eso. De ahí que se erija como el más importante trovador contemporáneo.

Advertisements




The Devil Wears Prada

28 03 2007

 

0007.
Producto: El Chamuco y los hijos del averno.
Género: Revista.
Empresa: Caricaturas, Internet, Animaciones y Revistas, S.A. de C.V.
 

Entusiasmado por la re-aparición de la revista El Chamuco en los puestos de periódicos, apuré a comprar el número 118. De camino a casa, mientras viajaba en metro, me hice acompañar por la que fuera –por allá en sus inicios- una de las revistas más osadas que, abiertamente y sin tapujos criticaba a los personajes de la política, desde una tribuna sin color (humorístico o partidista). Pero ahora fue distinto; conforme hojeaba la publicación, me dio coraje y tristeza ver cómo uno de los medios de comunicación más atrevidos, que tanto criticó a la clase política mexicana, se convirtió en todo aquello que le servía de blanco para ejercer la sátira: el servilismo.  En efecto, son todos los que estaban y están todos los que son: Helguera, El Fisgón, Rius, Hernández, Patricio. Aunque, en manos de Federico Arreola (cabecilla de la campaña de Andrés Manuel López Obrador), la revista simplemente se ha convertido en un pasquín al servicio del PRD (eso sí, patrocinada enteramente por instituciones gubernamentales). Se extrañan, tanto  las caricaturas de Cuauhtémoc Cárdenas, así como las infinitas personalidades del perredismo que, en otra época, habrían tenido cabida perfecta aquí.

En ningún momento se cuestiona la agudeza, el talento y la calidad en el trabajo de los cartonistas; sin embargo, cuando uno va como a la mitad de la revista, resulta demasiado notorio el afán por mofarse del gobierno panista –y todos los personajes involucrados en el ‘fraude’ electoral del 2 de julio-. Página por página, los chistes dejan de tener gracia y comienzan a coquetear con el facilismo y la haraganería. Los personajes retratados son bastante obvios: Televisa, Emilio Azcárraga Jean, Felipe Calderón, Elba Esther Gordillo, los miembros del gabinete presidencial y, claro, Carlos Salinas de Gortari.   Dos textos que llamaron mi atención  son los del mismo Federico Arreola, “Qué frustrante era ver la televisión”; y el del cineasta Luis Mandoki “Contra la cerrazón mediática”.

El primero, habla sobre la cerrazón que, supuestamente, mostraron los medios de comunicación en tiempos electorales. Además, Arreola no tiene ningún empacho en soltar una amenaza –aparentemente divina- a Hildebrando, Elba Esther Gordillo, ‘los gobernadores panistas y priístas’, Luis Carlos Ugalde, los magistrados del Tribunal Electoral, ‘los columnistas y directivos de medios que han construido la miseria del periodismo mexicano’, Claudio X. González, Gastón Azcárraga, Roberto Hernández, ‘los ejecutivos de Sabritas’, los asesores extranjeros de Calderón. Todos ellos que –dice- “más tarde o más temprano, la van a pagar”.

El segundo escrito, habla del documental realizado por Mandoki, próximo a estrenarse y en el que recopila la mirada de muchos ciudadanos, a través de grabaciones tomadas con sus “camaritas amateurs” durante las elecciones. El cineasta, en una frase, captura la esencia de su texto:  “Como director cinematográfico, tienes que saber cuando un actor te miente, para que las actuaciones sean verdaderas. AMLO no sabe mentir. Desde el primer encuentro que tuvimos advertí la existencia de un contraste tremendo entre tantas supercherías que de él se decían y lo que este hombre verdaderamente es”.

Evidentemente, se celebra que existan publicaciones abiertas, osadas, críticas; se festeja la libertad de expresión, pues. Pero, cuando un medio es intolerante o excluye a cierto sector social que no comulga con sus ideas, resulta un panfleto político con poco valor periodístico y –como este caso- un comic en esencia muy poco entretenido. En últimas, conviene mejor leer elsenderodelpeje.com, cuyo humor involuntario arranca risas estrepitosas, tanto en panistas como en perredistas.





Patrañas matutinas

29 08 2006

0006.
Producto: Extra. Versión: Delicia.
Género: Alimentos
Empresa: Kellogg’s


Ya, ya desayuno tempranísimo; éste, consiste en un tazón de cereal con leche. Para probar, me topé en los estantes de Bodega Aurrerá con este producto ‘nuevo’ de Kellogg’s. Aunque lo único novedoso, sea su ‘nueva imagen’ (sic[k]) y, lo que al principio parecía un manjar -a juzgar por la foto- resultó toda una patraña mercadológica. ¿Por qué?, miren:

Si se toman el tiempo de mirar bien la generosa cuchara con cereal, verán que ahí hay Cheerios, All-bran, Special-K y Extra (regular). ¿Qué significa esto?, ¿estamos frente a un cereal completísimo, que nos brindará fibra y energía?, ¿son éstos los elementos que nuestro cuerpo requiere para funcionar perfectamente, día a día? La respuesta es simple: No. Con este producto, la marca demuestra que es capaz de crear un producto engañabobos y salir bien librado, al ponerle motes del tipo ‘Delicia’ o ‘Tentación’. ¿No era mejor ponerle un nick como… ‘Sobras’? Evidentemente, el crear este conglomerado de elementos, no le cuesta nada a la empresa y, a nosotros consumidores, nos cuesta un huevo. Además, bien bonito que está empacado, un envase de cartón delicadamente facturado slim, con el único fin de emular a una figura esbelta… que nunca conseguiremos al meternos medio litro de leche, avena y granola. Así, mi desayuno transcurre tras estos pensamientos y, en el ritual de muchos al leer la caja de los cereales mientras lo engullen, me encuentro con que esta variedad, es producto de la pereza de las compañías y de su ambición por salvar el producto que las máquinas desechan, por ser de bajísima calidad, enviando a los recolectores a extraer de la basura kilos de éstos. ¡Salud… extra!

Lo odiarás si: a) Eres nutriólogo. b) perteneces a la generación Special-K. c) eres Melvin Udall.

Lo amarás si: a) tu fanfarronería es tal, que compras cualquier producto novedad. b) Tus únicas opciones, en la alacena, son extra y Corn Flakes de Maizoro. c) Consumes por la marca y no por la calidad.





El ratón vaquero.

28 08 2006

0005.
Bitácora Hostil.
5.30 am, Tultepec, Estado de México.
28.Agosto.2006
Este no sacó sus pistolas, ni se quitó el sombrero. Más bien el animalito da cuenta de que, en la ciudad de México, ya no cabemos. Si éste ratoncillo hubiera sido un Chevy, hubiera habido mentadas de madre, habrían esperado que el seguro llegara para solucionar la disputa sobre los gastos. Pero no, este pobre animalejo no pudo contra algún conductor que con su coche (sin importar mucho el estado de ebriedad), buscó pasar por encima de cualquiera, con tal de llegar a su trabajo.

Esto lo encontré de camino al mío, me sorprendió un poco y, ante la mirada atónita de algunas personas (que me veían como depravado por fotografiar semejante cuadro), me acerqué para rescatar la imagen que ahora comparto. A escasos dos pasos, se encontraban las vísceras de este ente, pero traerlas acá, me pareció un exceso.





Dove – Cream Bar

25 08 2006


0004.
Producto: Dove, Cream Bar
Género: Cuidado personal
Empresa: Unilever

Sí. Dove. Cinco días de prueba son suficientes para reseñar lo que para mi gusto es, uno de los jabones menos abrasivos del mercado. Lejos de cualquier mote publicitario como el famoso ‘1/4 de crema humectante’, el logotipo de la palomita de la paz o, incluso aquella publicidad donde la sensual mujer susurraba que tenía mucho menos PH que cualquier barra; esta pastilla fabricada en alemania, la cual fue uno de los primeros productos disponibles en México gracias al TLC, rinde culto al cuerpo y a la preocupación por la belleza. Y es que, no es necesario ser metrosexual, travesti, muy mujer o trannie para disfrutar de los artículos producidos en el primer mundo, más bien tiene que ser uno, un tanto mamón.

Decir que bañarse con Dove es como si uno lo hiciera con leche, no es una mentira. Es suave, huele ‘fino’ y sí, te humecta. Al menos, mis codos no parecen los de algunos güeyes que van por la vida, mostrando los suyos raspados, pues su falta de manos les obligan a arrastrarse usándolos para, posteriormente, pedir una ‘voluntad’ en el metro.

Sí, soy un mamón. Pero huelo bien y, aunque a veces, al final de la ducha, pareciese que el jabón permanece en tu cuerpo, no es así, es eso: te humecta. Actualmente, existen diversas presentaciones del mismo, unas con manzanilla, otras exfoliantes y otras para bebé. Pero segundas partes nunca fueron buenas y, la barra regular, siempre será la mejor.

Lo odiarás si: a) detestas gastar el doble en productos de belleza, para no fomentar la superficialidad. b) eres homofóbico. c) eres perredista y odias el neoliberalismo.

Lo amarás si: a) eres o tienes ascendencia Nazi y sabes quienes son Ballack, Odonkor, Klose y Podolsky. b) eres panista. c) eres un mamón.





SimiBasura dominical

24 08 2006

0003.
Producto: Simi en Domingo
Género: Programa de Televisión
Empresa: Farmacias de similares

Veo televisión. Mucha. Lo que sea. Por azares del destino mi aparato receptor se enciende a las 5 de la mañana. A esa hora, cuando los grillos van a dormir y los gallos titubean en despertar o no, pasa por canal dos una joya del más fino slapstick verbal involuntario: las repeticiones de Simi en Domingo (nombre inusual para una emisión diaria). Dicho programa, cuyo nombre propongo cambiar a ‘Las aventuras del Dr. Simi’, consiste en media hora de ‘noticias frescas’, invitados ‘especiales’ y una serie de palabrería trash sobre política y la problemática social del país.

Ahí, el divertido ex-político, cuya imagen es más de una botarga de parque de diversiones, da cuenta, no sólo de su desconocimiento sobre los temas, su egocentrismo (al abarcar más del 40% de su programa), sino de su senilidad. Poco falta para ver al sujeto, enfundado en una mascarilla conectada a algún tanque de oxígeno y, esperamos, otro de helio para hacer más divertido el show. Acompañado de -cual Sancho Panza- su siempre fiel lacayo, el periodista (what!?) Juan Manuel Rentería, juntos recorren la agenda de problemas nacionales de manera absurda, en medio del constante berrinche del ya marchito doctor, ante su exclusión del mercado de medicamentos mexicano y las distintas cortinillas ‘comerciales’. Estos, parecieran un pleonasmo, pues promueven los simicondones, las simichicas, las simitabs, las simivitaminas y las simiviagras; esto, valiéndose -a manera de padrotismo- de las siempre vulgares y verduleras Maribel Guardia, a quien la botarga sonriente le pregunta si quiere ser su novia y ésta, contesta con la grandilocuente frase un tanto molesta, al tiempo que abre sus grandes -y falsos- ojazos esmeralda: “¡Ay, doctor simi, eres un coqueto!”. Acompañan también, a este vejestorio , Joanna Benedek, Luz Elena González y Susana Ídem. Estas finísimas personas, modelan sus curvas y su cobre, entretanto que aparece la miserable (económicamente, suponemos) cantante bernácula Aída Cuevas, entonando el corrido oficial de Víctor González. Sí, existe y va más o menos así:

“Víctor, Víctor, Víctor… Víctor González, es el remedio para todos nuestros males, Víctor González Torres… porque ricos y pobres, todos somos similares”

Pero el horror continúa. En seguida, la entrevista con algún invitado de ‘súper-lujo’ (¿o no Julio Alemán?), la cual está más guiada que a un ciego por su canino, abunda sobre los mismos problemas y las brillantes soluciones del ancianito médico de cabecera.

Dan las cinco y media, el programa termina con el sonsonete de Cuevas y continúa la programación habitual después de ese lapsus idiotus, mismo que da pie a Lente Loco… pero la nula masculinidad de Raymond y las tetas de Odalys, se discutirán en otro post. Yo apago la tele y me largo.

Lo odiarás si: a) eres un purista mediático y te tomas la tele muy en serio. b) eres panista, perredista, priísta o perteneces a alguna empresa de medicamentos. c) tomaste simivitaminas de 30 pesos y, lo único que ocurrió, es que te generó un aliento ‘similar’ al de un león.

Lo amarás si: a) Para ti, la televisión es más que López-Dóriga, Ricardo Rocha y Sergio Sarmiento. b) mueres porque se le otorgue una credencial de adulto mayor al doctor. c) Disfrutas lo mismo talk shows, el programa de Chespirito o La Oreja.





¡Bara, bara!

24 08 2006

0002.
Producto: Pleomax AA
Género: Electrónica
Empresa: Samsung


Por sólo $5 pesitos, se puede adquirir esta maravilla, no de la naturaleza, pero sí producto del contrabando y la piratería.

Samsung, con la finalidad de enriquecer su línea de alto rendimiento digital PLEOMAX, ha lanzado a la venta, también baterías. El paquetín contiene cuatro pilas ‘AA’ y es elemento indispensable para quienes realizan trayectos largos y quieren disfrutar de su música portátil o cualquier electrónico que las requiera.

Aún cuando no poseen un rendimiento de excelencia (como Duracell), éstas cuatro pilas rinden mucho más que las del gatito montés (Ray-O-Vac) u otras del mismo calibre. Disponible -con ese precio- para todos quienes tengan la oportunidad de visitar establecimientos derivados del ambulantaje (afuera del metro, tepito, paraderos de microbuses).

Las odiarás si: a) Usas Ipod. b) Tu aparato consume una cantidad exacerbada de energía, tanto porque esté descompuesto como porque es chafa.

Las amarás si: a) Necesitas salir del paso. b) No tienes más de diez pesos.